Pau: Desarrolladora pero no friki

paupost

Pau desarrolladora, pero no friki


Mi llegada a esta casa de locos no fue tan peculiar como otras, un buen día me levante con un correo electrónico de Uniovi en mi bandeja de entrada donde me ofrecían unas prácticas en la Freehouse como desarrolladora, me pregunté qué sería eso de la Free no se qué y con toda mi curiosidad y siendo un saco de nervios me presente.

 

Varias personas me recibieron allí y me hicieron un montón de preguntas, la verdad, yo estaba alucinando con la casa, las gallinas, los perros, los frikis y no me paraba de preguntar ¿En serio trabajan aquí? Más bien tenía pinta de casa rural en la que pasar unas vacaciones y lo de que hubiera una oficina en el garaje no me parecia ni medio normal, sali bastante confundida y sin saber si realmente era donde quería trabajar. Tenía más ofertas de prácticas pendientes en otras empresas del sector, y tras una semana de mucho pensar finalmente me decidí por la que más me había sorprendido, la Freehouse, al fin y al cabo me gusta arriesgarme por lo diferente.

 

Empecé el 1 de julio a trabajar, los inicios fueron difíciles, como todos; y es que yo estaba que no me enteraba de nada, pero entonces llegó el Free Camp para salvarme: una especie de campamento organizado por Iván donde aprendimos muchísimo de GIT, SQL, HTML, CSS, JavaScript, Angular e Ionic y Rails, a muchos os sonará a chino a mí me suena a lenguaje de programación; también pude conocer a un montón de gente nueva, a los que iban a ser mis jefes y compañeros e investigar profundamente los pilares de la Freehouse.

 

El Free Camp llegó a su fin y yo seguí trabajando en Blunder y aquí me quedé desarrollando la parte del servidor de la aplicación entre perros, gallinas, ideas locas, proyectos, gente alucinante y muy muy friki.

Un comentario sobre “Pau: Desarrolladora pero no friki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *